Breadcrumbs

Tips de masturbación para mujeres

¿Quieres disfrutar aún más de la masturbación? Aprovecha estos consejos y descubre la mejor manera de jugar, tocar y estimular tu clítoris.

¿No entiendes por qué la masturbación tiene tanta fama? Tranquila, muchas mujeres han estado en tu posición en algún momento. Con los chicos, a veces puede parecer que hay diversos grados de casi obsesión por la masturbación, pero tú y tus amigas permanecen sospechosamente calladas sobre el tema del amor propio. O ¡tal vez no! A lo mejor les gusta comentar sobre su diversión en solitario. Pero, si eres nueva en el tema de la masturbación, o has seguido consejos y técnicas que no hacen nada por ti, sigue leyendo nuestros consejos de masturbación para mujeres. Vamos a discutir cómo jugar con tu clítoris para que puedas descubrir cómo te gusta tocarte y cómo te gusta que te toquen.

¿Cómo encuentro el clítoris?

La mayoría de las personas quieren que sus parejas tengan un orgasmo durante el sexo y con el clítoris jugando un papel clave para muchas mujeres, ciertamente es útil saber cómo encontrar el clítoris. Aquí es donde un espejo puede ser útil. Encuentra un espacio seguro, acuéstate, ponte cómoda y pon el espejo apuntando hacia tu vagina. Verás que, por encima de tu abertura vaginal (hacia tu vientre), donde generalmente se encuentran los labios internos con los labios externos, se encuentra la cabeza de tu clítoris, posiblemente cubierto parcial o totalmente por una capa de piel. Esta "cabeza" (oficialmente llamada glande) es solo una parte de tu clítoris. La verdad es que tu clítoris tiene "brazos" que se extienden hacia tu espalda debajo de la superficie de tu vulva, siguiendo las líneas de tus labios. Lo que significa que tu clítoris también está envuelto alrededor de la abertura de tu vagina.

La mayoría de los clítoris tienen una “capucha” que oculta parte o la totalidad de la cabeza/glande expuesto, y cuando estás excitada, esta “capucha” puede hincharse. Sí, al igual que una erección, se llena de sangre y aumenta la sensibilidad. Pero solo frotando tu clítoris vigorosamente puede dejarte un poco adolorida. En cambio, intenta experimentar con diferentes presiones y movimientos para ver qué causa una chispa.

Tienes que aprender a tocarte a ti misma antes de poder enseñarle a alguien más.

¿Quién no sueña con conocer a alguien que mágicamente sepa exactamente qué hacer? Decirle a alguien "juega con mi clítoris" y esperar lo mejor probablemente no sea suficiente. Esto significa que es mejor que lo averigües tú misma, y así poder decirle a tu pareja lo que le gusta. La mejor manera de estimular un clítoris varía dependiendo de la persona. A veces la estimulación desde la parte interior de la vagina funciona bien, otras veces tocar la parte externa es mejor, por lo que debes descubrir qué funciona mejor para ti.

La mejor manera de estimular tu clítoris

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de estimular tu clítoris? Bueno... varía tanto como las vulvas. Hay algunos temas comunes, pero no te apresures ni lo fuerces, y no estimules la cabeza del clítoris desde el principio, porque los nervios ahí son muy sensibles, puede sentirse muy fuerte y arruinar la fiesta.

Juego previo

A menudo las mujeres se saltan este paso cuando comienzan a masturbarse. También deseamos que el sexo en solitario sea buen sexo, así que hasta que seas una experta, pon en pausa la estimulación intensa en tus partes más sensibles hasta que estés excitada, o de lo contrario el resultado podría no ser el deseado.

Una ducha o baño caliente, ropa suave o sedosa o un auto masaje podrían alertar a tus sentidos de que algo sexy está a punto de suceder. La cálida, baja iluminación y la música lenta y profunda crean un ambiente erótico. Al menos mientras te empiezas a conocer, explora el lado suave y sensual. Descubre lo que se siente bien antes de aumentar la intensidad.

Todo lo que atraiga tu atención va a ser una distracción. Asegúrate de que nadie y ninguna notificación pueda interrumpirte. Silencia todo menos la música. Ponte en una posición en la que puedas relajarte por completo, para que estés lo suficientemente cómoda para jugar.

Puedes comenzar frotando con tu mano abierta toda tu vulva, o con un cojín firme, mientras todavía estás vestida, o incluso totalmente desnuda. Encuentra lo que te dé suficiente estímulo para mantenerte interesada. Cual sea la situación, trata de no sobre estimular porque "demasiado" es tan inútil como "muy poco" cuando se trata del clítoris. Tu cuerpo podría reaccionar más cuando tocas las áreas “privadas” que no son tocadas con tanta frecuencia: tu trasero, tus muslos internos, tus senos, especialmente tus pezones, o simplemente pasar dedos suavemente por tu vientre y por todo tu cuerpo. Al combinar o cambiar entre presión firme y toques ligeros, pondrás a tu cuerpo en busca de sensaciones placenteras.

Hola Clitoris

Avanzando de la presión de mayor alcance que utilizaste antes, toca alrededor de tu clítoris, incluso a través de tu ropa interior, puede sentirse increíble. Aventúrate aún más, acaricia el área alrededor de la entrada de tu vagina que puede estimular las largas "ramas" de las partes ocultas del clítoris. Si estas probando la sensación de piel con piel, agregar un lubricante de sensación caliente o frío puede hacer que tu toque se sienta más suave e intenso. Los lubricantes de sensación también los puedes sentir en tu interior, este sería el paso a seguir.

Descubriendo

Si te excita, puedes comenzar deslizando un dedo dentro de tu vagina. Podrías notar que toda el área externa se siente más hinchada y húmeda, ¡eso es una señal de que estás excitada y estás siendo exitosa en este tema de la masturbación! Y podría ser mejor, así que puedes intentar agregar otro dedo para ver si se siente bien.

Si te sientes aventurera, con tu dedo puedes presionar contra la pared de tu vagina hacia tu frente, donde está la cabeza del clítoris, y quizás puedas encontrar el ilusorio punto G.

Pegate a la orilla

Si deseas enfocar tu atención en los lugares donde puedes sentir sensaciones más fuertes, puedes pasar tus dedos por los labios internos, y frotar tu clítoris a través de la “capucha” (el frotamiento directo también puede ser mucho para algunas personas). También puedes jugar con el uso de lubricante en los dedos para que se deslicen sobre todas tus partes sensibles. Experimenta para encontrar la presión y la velocidad correctas, encuentra tu ritmo. El placer puede aumentar mientras más tiempo mantengas el mismo ritmo.

Juguetes sexuales

Los juguetes sexuales son amados por todos. Puedes experimentar con ellos para descubrir qué funciona para ti. No todos vibran, pero según un estudio de The Journal of Sexual Medicine, más de la mitad de las mujeres habían usado un vibrador. El mismo estudio encontró que los vibradores se usaban con mayor frecuencia para la estimulación directa al clítoris, y su inserción era la opción menos popular. Se encontró que, en comparación con las mujeres que nunca usaron vibradores, las que sí, informaron que tenían más probabilidades de tener un orgasmo. En caso de que te preguntes por qué tus manos no siempre son suficiente, es porque gran parte de tu clítoris está oculto debajo de la superficie, a veces las vibraciones pueden ser lo único que llega a los nervios más sensibles con la fuerza suficiente para lograr una sobrecarga explosiva, es decir, un orgasmo.

Existen un sinfín de vibradores diferentes que puedes comprar. Algunos vibradores están diseñados para introducirlos adentro tuyo, otros te estimulan desde afuera y algunos hacen ambas cosas. La vibración también varía, y lo que es "mejor" es una preferencia puramente personal. El lubricante puede ayudarte a sacarle más provecho a tu juguete. Úsalo para deslizar el juguete adentro tuyo con más facilidad, o puedes usar el lubricante de sensación cálida para darle al juguete una sensación más "real", que puede ser más excitante.

¿Cómo sabes que has llegado al orgasmo?

No, no es una pregunta tonta. Posiblemente no vas a tener dos orgasmos iguales, pero las personas informan algunas cosas en común: una oleada de "electricidad" y calor agradable (posiblemente similar a cómo tu cara se siente repentinamente caliente cuando se sonroja). Aunque lo sientas o no, tus músculos 'liberan' la presión acumulada y el espasmo involuntariamente. Múltiples oleadas de sensaciones satisfactorias pasaran por todo tu cuerpo, desde tu clítoris hasta toda tu cabeza, manos y pies. Es posible que no puedas evitar que tu cuerpo se tense y “explote” de forma agradable (trata de seguir haciendo lo que provocó el orgasmo, así puedes hacer que tu orgasmo dure más), puedes temblar, puedes hacer sonidos sin querer (otra razón para escuchar música si te preocupa que alguien te escuche), y es posible que desees que vuelva a suceder de inmediato.

¡No puedo alcanzar el clímax!

No entres en pánico y no llegues a la conclusión de que hay algo mal si te das cuenta de que los orgasmos no son fáciles de alcanzar para ti. Simplemente sigue experimentando y jugando contigo misma y recuerda que estar bajo presión para venirte, ya sea presión tuya o de otra persona, es posiblemente la mejor manera de asegurarte que no suceda.

La pornografía podría no ser el mejor maestro para la técnica...

Las noticias falsas están en todas partes, especialmente sobre el orgasmo femenino. Recuerda que lo que se muestra en la pornografía es generalmente lo que se ve bien en la cámara y no lo que se siente bien en la vida real, así que no te sientas mal si descubres que el sexo "digno de película" que ves en la pantalla no funciona para ti.

Si te excitas viendo porno, esto no significa nada malo, para eso está diseñada. Deberías sentirte libre de disfrutarla. Es divertido, incluso si no quieres practicar lo que estás viendo en pantalla en la vida real. Esto permanecerá siendo tu fantasía.

Tu final feliz

Si bien puede ser difícil adivinar lo que te va a excitar, una vez que encuentres lo que te gusta, es probable que sea más fácil hacerlo funcionar una y otra vez, especialmente a medida que tu cuerpo relaciona la estimulación con el gran resultado.

Al principio, es posible que solo una cosa funcione, y tal vez eso sea suficiente para ti, pero si tienes curiosidad por más, no te detengas ahí. Simplemente sigue explorando, porque un orgasmo de una técnica puede no parecerse a un orgasmo de otra, y mereces sentir todo tipo de placer que tu cuerpo pueda brindar.

RB-M-07897